+10.000 Clientes satisfechos

Suscríbete a

Club Encina Don Alberto

para Ofertas y Eventos

Cada trimestre le mandaremos un email informándole de las promociones, ofertas y eventos organizados para los asociados.
Nombre:

Email:

País:

6 Ideas de aperitivos con jamón ibérico que te encantarán

En este artículo vamos a darte varias ideas de aperitivos con virutas de jamón ibérico para que te conviertas en el anfitrión perfecto de una fiesta, sorprendas a alguien especial o te des un capricho a ti mismo, porque están buenísimos.

Es posible que si estás pensando en hacer un catering en casa y quieres poner algunas tapas con productos ibéricos, las siguientes ideas de tapas ibéricas te pueden interesar. Además, verás aperitivos muy sencillos, por si no te gusta complicarte en la cocina, y otros más laboriosos para el caso de que te guste cocinar. Aquí los tienes.

Ideas de aperitivos con jamón ibérico

Los jamones ibéricos tienen un sabor muy especial y característico y es por eso que con estas ideas de aperitivos con jamon ibérico hemos tenido en cuenta este aspecto. En primer lugar, que el sabor del resto de los ingredientes sea compatible con el del jamón (es decir, que no sea muy intenso). En segundo lugar, que el aroma y la presencia del jamón no pasen desapercibidos en la tapa.

Y, en tercer lugar, que el aperitivo tenga una presentación que no solo alimente al paladar, sino también a la vista.

#1. Conos de jamón

Los conos de jamón son un aperitivo muy rico y original, que no resta ni un ápice de protagonismo al jamón, y son sencillos de hacer y de comer. Para prepararlos, solo necesitarás:

  • Varias hojas de pasta brick.
  • Una pizca de mantequilla.
  • Jamón ibérico en lonchas.
  • Un huevo.

En primer lugar, estiramos la pasta brick para cortar cuadrados de unos 10 x 10 para hacer los conos. Para ello, podemos utilizar moldes o hacerlo a ojo.

Dos de los extremos irán untados con huevo y serán los que sellen el cono una vez enrollado. No nos olvidemos de cerrarlo bien de nuevo, pintando con el huevo. Introduciremos los conos unos diez minutos en el horno sobre un molde, que engrasaremos previamente con mantequilla para que no se peguen.

Una vez que tengamos los conos, cortaremos el jamón en virutas y los rellenaremos. Una sugerencia de presentación es servirlos en copa alta.

#2. Ensalada de patata con virutas de jamón ibérico

La ensalada de patata como aperitivo es un plato idóneo para el verano. Podemos decorarla con lo que queramos, ya que la patata es un alimento muy versátil; en esta ocasión, le pondremos virutas de jamón ibérico que, además de adornarla, le dan un toque salado sin necesidad de echar sal. Para ello necesitaremos:

  • Varias patatas (según el número de comensales)..
  • Mayonesa.
  • Pimiento verde.
  • Perejil.
  • Maíz.
  • Virutas de jamón ibérico.

Pelamos y cortamos las patatas por la mitad. A continuación, las echamos en agua hirviendo y esperamos unos minutos hasta que queden blanditas. Esperamos a que se enfríen un poco y las cortamos a cuadraditos para colocarlas en una fuente. Una vez frías del todo, las mezclaremos con la mayonesa, el perejil, maíz y el pimiento cortado a cuadraditos.

Por último, freímos los trocitos de jamón ibérico en una sartén durante un minuto como máximo, de esta manera quedará crujiente. Una vez frito, lo pondremos encima de la mezcla. Y podemos adornar el plato con una ramita de perejil entera.

#3. Tabla de quesos con jamón frito

El jamón frito que acabamos de mencionar puede dar juego en un montón de aperitivos, siempre y cuando te guste así el jamón: crujiente y sabroso.Eso sí, hay que cortarlo muy pequeño para que pueda morderse bien.

La típica tabla de quesos con los que se suele elaborar un segundo plato puede tener un toque original en nuestra casa con el jamón frito por encima.

Elige quesos que no sean muy fuertes y no enmascaren el sabor del jamón, como el queso fresco o cualquiera de vaca que no sea curado. Puedes acompañarlo todo con un poco de aceite y de orégano.

También se pueden hacer unas flores fritas con masa y colocar encima el jamón y el queso formando una flor, Esta tapa ibérica queda muy bien.

#4. Tomates con virutas de jamón ibérico loncheado

Hablamos de otro plato típico de la dieta mediterránea que es mejor comerlo en verano, que es cuando los tomates están más maduros y tienen más sabor. Necesitaremos:

  • Tomates rojos y prietos.
  • Virutas de jamón ibérico.
  • Aceite de oliva virgen.
  • Sal y pimienta.
  • Especias (al gusto, pero habitualmente orégano y/o tomillo).

Cortamos los tomates en rodajas de un centímetro de espesor, para lo cual podemos utilizar cualquier variedad de tomate, pero cuanto más grandes y más sabor tengan, mejor. Salpimentamos ligeramente y ponemos las virutas de jamón por encima.

Mejor que no nos pasemos con el jamón porque lo que queremos no es enmascarar el sabor del tomate, sino que se sientan todos los sabores. Por último, echamos un chorro de aceite y las especias.Fácil y riquísimo.

Con el tomate y el jamón se pueden crear aperitivos tan bonitos como el siguiente:

#5. Canapés de champiñones con virutas de jamón ibérico

Este aperitivo es más apropiado en invierno y otoño porque es un plato caliente y porque los champiñones salen en los meses otoñales. Necesitaremos:

  • Champiñones enteros.
  • Sal y pimienta.
  • Virutas de jamón ibérico.
  • Rodajas de pan.

En primer lugar, lavamos bien los champiñones y les quitamos los restos de tierra y el tronco, de manera que nos quede solo el caparazón. Secamos, salpimentamos y los ponemos en las rodajas de pan.

Encendemos el horno a 180 grados e introducimos los canapés durante cinco minutos como máximo. Al sacarlos, rellenamos los champiñones con las virutas de jamón y nos los comemos calientes.

#6. Montadito de huevo de codorniz

El huevo de codorniz es un clásico entre los aperitivos gourmet, ya que puede ir acompañado de muchos toppings que realzan su sabor, aunque, en esta ocasión, los vamos a poner con virutas de jamón. Necesitaremos:

  • Huevos de codorniz.
  • Rodajas de pan blanco o integral.
  • Virutas de jamón ibérico pulverizadas.

En una sartén freiremos tantos huevos como montaditos vayamos a hacer. Si quieres elaborar la versión baja en calorías, puedes hacer los huevos friendo con agua y una pizca de sal. Saldrán igual de buenos.

Una vez hechos, ponlos en las rodajas de pan, mejor con el pan blandito para que, al morder la yema, se empape bien. Por encima del huevo pondrás las virutas de jamón.

También podemos hacer pequeños nidos jugando con el huevo, el jamón y la rúcula por ejemplo, quedando un aperitivo de lo más original.

En definitiva, sorprender a tus invitados con aperitivos de virutas de jamon ibérico es muy sencillo. Se trata de un ingrediente muy versátil que se fusiona muy bien con otros tantos, realzando el sabor del aperitivo sin camuflar el suyo.

Las virutas de jamón aportan un punto de sal y un sabor muy característico a productos menos sabrosos, como la patata o el huevo, pero también funcionan con otros más fuertes, como el queso.

Si te han gustado estos aperitivos ibéricos, puede que te gusten también estas recetas:

  • Patatas fritas con lomito ibérico
  • Solomillos de cerdo relleno con jamón

Post a Comment