+10.000 Clientes satisfechos

Suscríbete a

Club Encina Don Alberto

para Ofertas y Eventos

Cada trimestre le mandaremos un email informándole de las promociones, ofertas y eventos organizados para los asociados.

    Nombre:

    Email:

    País:

    carne cocinar navidad

    Cuál es la mejor carne de cerdo ibérico para cocinar en Navidad

    Llega la Navidad y a muchos de nosotros siempre nos asalta la misma duda: ‘¿Qué cocino este año?’. Recetas hay cientos, pero si hay un producto que suele gustar para estas fechas es la carne, y más concretamente la del cerdo ibérico. Pero, entre tantas carnes de cerdo como hay, ¿por cuál te deberías decantar?

    ¿El solomillo, la presa, la carrillera…? Te hacemos un repaso por las partes del cerdo ibérico y sus posibilidades en cocina, ¡y tú decides!

    Partes del cerdo ibérico para cocinar en Navidad

    Si quieres cocinar un plato de carne para estas Navidades, te recomendamos el cerdo ibérico. Una carne sabrosa que suele gustar a todo el mundo.

    Además, el cerdo se adapta a todo tipo de cocineros, desde los más hábiles hasta los más inexpertos. Y es que ciertas piezas como la pluma o el secreto, simplemente salteadas y con una guarnición vistosa, resultan un plato exquisito. Y para los amantes de la buena cocina, guisadas.

    Enumeramos las diferentes partes más adecuadas para cada preparación.

    Lomo, una de las carnes más conocidas y elegidas

    El lomo son dos piezas que se encuentran bajo la costilla y junto al espinazo. Quizás esta sea una de las partes más conocidas por todos y de las más elegidas porque tiene poca grasa, muy buen sabor y es económica.

    Además, se adapta a todo tipo de recetas. Puedes cocinar el lomo envuelto en hojaldre y en el horno, a la sal, con una salsa de pimienta o roquefort, con mostaza y miel, caramelizado o en flamenquines cordobeses con jamón serrano. Y esto por proponerte solo algunas recetas.

    Solomillo, una de las carnes más preciadas

    El solomillo, carne situada entre las costillas inferiores y la columna vertebral, es una de las partes más preciadas del cerdo por su sabor y textura suave. Por eso, resulta ideal para disfrutar en Navidad.

    Resulta delicioso en salsa al Pedro Ximénez, con una salsa de nata y pimienta, al estilo árabe con frutas secas, con foie, con salsa de vino, salsa de queso y, en general, cualquier tipo de salsa. Y si buscas una receta con historia para estas fechas tan especiales, te aconsejamos el turnedó, el filet mignon o el chateaubriand.

    Secreto, entre las carnes de moda

    El secreto se encuentra en la axila del cerdo. Se caracteriza por su veteado de grasa, por lo que resulta una carne jugosa y deliciosa. Solo basta un poco de sal gorda, alguna hierba como el romero y pasarla por la sartén para disfrutar de ella. Acompáñala con una buena guarnición como unas cebollitas caramelizadas o una salsa de roquefort o de vino que incluso puedes comprar ya preparadas.

    Pluma, finura y delicadeza en la mesa

    La pluma es un triangulito de pequeño tamaño que se encuentra en la parte superior del lomo y es una pieza que tiene mucho sabor,por lo que no necesita demasiados aderezos para que disfrutes de ella. Puedes tomarla a la planchaasada o macerada con hierbas y pasada por la sartén. En este caso, si quieres preparar una pluma ibérica para la Navidad, lúcete con la guarnición. Puedes hacer un delicioso chutney, unas zanahorias glaseadas o unas modernas chips de verduras.

    Presa

    Se encuentra en la paletilla. Una carne exquisita que puedes cocinar de muchas maneras distintas con un resultado excelente. Desde cocinada a la plancha o guisada con vino hasta en carpaccio,como un entrante al más puro estilo gourmet. No te olvides de acompañarla de una buena guarnición de tomatitos cherry a la plancha, de brócoli o una parmentier de patatas, por ejemplo.

    Carrillera, para todo tipo de guisos

    Conocida también como carrillada, no es otra cosa que los carrillos del cerdo. Con ella se consiguen guisos muy melosos, así que es ideal para cocinarla en salsa de vino tinto o en estofado y acompañarla con algún puré de calabaza, de boniato o de patata con mantequilla.

    Lagarto ibérico

    El lagarto se encuentra entre las costillas y el lomo, y es una pieza algo grasa y muy sabrosa. Resulta perfecta para dummies en la cocina que quieren un resultado espectacular con poco esfuerzo. Y es que simplemente cocinada a la plancha y acompañada de unos espárragos trigueros o unas setas salteadas y un puré, resulta exquisita.

    Tocino o panceta, imprescindible en la cocina

    Aunque de primeras pueda parecer que el tocino no es una parte del cerdo demasiado noble para presentarla en Navidad, lo cierto es que forma parte de más platos de los que puedas pensar. Como envoltura de carnes al horno o de aperitivos como los gambones o los dátiles, como relleno de carnes como el pavo o el pollo para darles jugosidad y para proporcionarles untuosidad y sabor a muchas salsas de carne.

    Rabo, para estofados exquisitos

    El rabo es la parte de atrás del cerdo y tiene una textura cartilaginosa. Entre las maneras más exquisitas de prepararlo están en estofadocaldereta, en salsa de cebolla y vino blanco o acompañado de unas patatas panaderas, doradas con mantequilla, asadas o las patatas duquesa.

    Codillo, para asarlo en el horno

    Se encuentra entre la parte que une los dos huesos de la pata, una parte muy gelatinosa que resulta muy sabrosa al paladar. Queda delicioso al horno, simplemente con un poco de aceite de oliva extra virgen, hierbas provenzales, un poco de pimienta negra molida y vino blanco. Y como acompañamiento, puedes añadirle unas patatas y unas zanahorias baby glaseadas, por ejemplo.

    Jamón ibérico, el deseado de todas las fiestas

    El jamón del cerdo hace referencia a sus dos patas. ¿Quién no ha disfrutado de un buen plato de jamón ibérico como entrante de Navidad? Además, con él puedes preparar todo tipo de aperitivos como croquetas, bolitas de melón o alguna elaboración con hojaldrecanapés

    El jamón también puede formar parte de tus primeros y segundos platos, por ejemplo, en unos calamares rellenos, con alcachofas, como envoltura de carnes o como ingrediente de salsas o cremas.

    Si quieres sorprender estas Navidades con recetas suculentas que gusten a todo el mundo, ¡elige la carne de cerdo ibérico! Ya te hemos dado todas las propuestas, el resto está en tus manos.

    Post a Comment